O Choupín dixital
A revista do IES Carlos Casares de Viana do Bolo

luns, 30 de maio de 2011

Emotiva despedida a un amigo



"A toda la comunidad educativa del IES Carlos casares, y en especial a la familia de Richard. Conmocionada todavía por la noticia, recibid mi más sincero pésame y mi cariño en estos difíciles momentos. Saludos."

Verónica Herrera


"Acabo de ler a noticia... A verdade é que me enterei da súa desaparición no momento en que falastes diso o día da graduación de 2º de Bacharelato, e foi un lóstrego que me sacudiu o corazón. Dende ese día seguín a noticia e o domingo nos xornais vascos lin que aparecera... non o quito da cabeza, teño unha pena inmensa porque a vida o tratou moi inxustamente, e lémbrome del cunha claridade absoluta... o seu sorriso, a súa mirada pícara... era un bo neno... pobriño... Só espero que se hai algo máis aló, lle toque un mundo máis xusto..."

Ángeles Rodríguez Llamazares


"Eu simplemente quería dicir que Richard era unha excelente persoa e un tío moi divertido. Sempre que estabas con el facíate rir, en calquera situación. El sabía como sacarche un sorriso aínda que estiveras mal.

E para min non só era iso, era un amigo. Porque aínda co problema que el tiña eu entendíame perfectamente con el. E foi para min un reto ter un amigo xordomudo e poder ter esa capacidade para entendernos.

Non poido crer que lle tivera que pasar isto, porque era moi forte e moi valente. E sabía seguir adiante con calquera problema que tivera, e cun sorriso.

Ben, Richard, esteas onde esteas quero que saibas que te quero, e que nunca te olvidarei, nin eses momentos que pasei contigo, porque fuches moi bo amigo. E como ti me dixeches a última vez que falamos... extráñote moito!"

Teresa Rábano



ELEGIA A RAMÓN SIJÉ

(poema de Miguel Hernández, lido por María C. Varela)

(En Orihuela, su pueblo y el mío, se me ha
muerto como del rayo Ramón Sijé, con quien
tanto quería.)



Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma, tan temprano.

Alimentando lluvias, caracoles
Y órganos mi dolor sin instrumento,
a las desalentadas amapolas

daré tu corazón por alimento.
Tanto dolor se agrupa en mi costado,
que por doler me duele hasta el aliento.

Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado.

No hay extensión más grande que mi herida,
lloro mi desventura y sus conjuntos
y siento más tu muerte que mi vida.

Ando sobre rastrojos de difuntos,
y sin calor de nadie y sin consuelo
voy de mi corazón a mis asuntos.

Temprano levantó la muerte el vuelo,
temprano madrugó la madrugada,
temprano estás rodando por el suelo.

No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.

En mis manos levanto una tormenta
de piedras, rayos y hachas estridentes
sedienta de catástrofe y hambrienta

Quiero escarbar la tierra con los dientes,
quiero apartar la tierra parte
a parte a dentelladas secas y calientes.

Quiero minar la tierra hasta encontrarte
y besarte la noble calavera
y desamordazarte y regresarte

Volverás a mi huerto y a mi higuera:
por los altos andamios de mis flores
pajareará tu alma colmenera

de angelicales ceras y labores.
Volverás al arrullo de las rejas
de los enamorados labradores.

Alegrarás la sombra de mis cejas,
y tu sangre se irá a cada lado
disputando tu novia y las abejas.

Tu corazón, ya terciopelo ajado,
llama a un campo de almendras espumosas
mi avariciosa voz de enamorado.

A las aladas almas de las rosas...
de almendro de nata te requiero,
que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero.

Ningún comentario:

Publicar un comentario